Las caídas de personas mayores son evitables según el IBV

Las caídas de personas mayores son evitables según el IBV

Con motivo de la celebración del Día Internacional de las Personas Mayores, Juan Vicente Durá, investigador del Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV), ha manifestado que "las caídas, junto con las lesiones que provocan, no son un problema inevitable asociado al envejecimiento. Se debe explicar que existen muchas cosas que podemos hacer junto con las personas mayores para prevenir caídas".

En este sentido, el IBV participa en el proyecto ProFouND (red para la difusión de la prevención de caídas). Esta iniciativa está financiada por la Comisión Europea con el objetivo de presentar buenas prácticas en la prevención de caídas y hacer visibles actuaciones sencillas que pueden ayudar a las personas mayores a prevenirlas.

Aunque las caídas son la principal causa de lesiones mortales en las personas mayores, los expertos de toda Europa coinciden en argumentar que no se deberían aceptar como una consecuencia inevitable del envejecimiento. Todos los estudios realizados hasta la fecha demuestran que existen multitud de actuaciones que las personas mayores pueden aplicar para evitar las caídas según envejecen.

Para el investigador Durá "mucha gente piensa erróneamente que las caídas son algo consustancial al envejecimiento y que deben aceptar a convivir con ellas según se hacen mayores, pero esto no es cierto. Sin embargo, este malentendido no es sorprendente ya que las caídas son habituales en las personas mayores (alrededor de un tercio de la población de más de 65 años y la mitad los que tienen más de 80 padecen una caída cada año). Por este motivo queremos aprovechar el Día Internacional de las Personas Mayores para aumentar la concienciación de las personas mayores, sus parientes y las organizaciones que trabajan con mayores y que sepan que las caídas se pueden predecir y prevenir usando métodos muy sencillos".

Para el profesor Chris Todd, de la Universidad de Machester (Reino Unido), líder de la red ProFound; "está demostrado científicamente que podemos prevenir las caídas de las personas mayores. Por ejemplo, los ejercicios de fuerza y equilibrio pueden proteger contra las caídas, pero estos se deben llevar a cabo con la orientación de un profesional para asegurarse de que son los más adecuados y así maximizar su eficacia".

"A través de la red ProFouND, financiada por la Comisión Europea, apoyamos a la Asociación Europea para la Innovación en el Envejecimiento Activo y Saludable preparando material formativo disponible en toda la Unión Europea con el objetivo de ayudar a reducir el número de caídas que padecen las personas mayores en Europa" ha añadido.

El investigador del IBV, Juan Vicente Durá, aconseja que "las personas mayores reduzcan el tiempo que permanecen sentados y la vida sedentaria en general. De hecho, los adultos deberían tener como objetivo tener una vida activa diaria y realizar al menos 150 minutos de ejercicio moderado cada semana. Lógicamente, en aquellos casos que se tenga algún problema de salud, estos ejercicios se deben realizar con la supervisión de los profesionales de la salud. Una posibilidad –añade- es consultar los recursos públicos que existen a disposición de las personas mayores (y adultos) en nuestra localidad para realizar ejercicio físico."

Diferentes estudios muestran que el riesgo de caídas se incrementa si la persona mayor tiene un historial con caídas, tiene problemas al caminar, utiliza ayudas para caminar o si padece o ha padecido algún tipo de ictus, parkinson, demencia o artritis. El riesgo de padecer una caída también aumenta si la persona mayor ingiere cuatro o más medicamentos al día, tiene miedo a caerse, tiene problemas de incontinencia, mala visión o problemas relacionados con la fuerza y el equilibro. También se aconseja que las personas con un historial de caídas se dirijan a un profesional de la salud para conocer los servicios locales de asistencia que le puedan ayudar a evitar caídas.

El Instituto de Biomecánica de Valencia es un centro de investigación de referencia en Europea que tiene como objetivo potenciar todas aquellas acciones centradas en mejorar la calidad de vida de las personas mayores y el proceso de envejecimiento mediante el desarrollo de acciones dirigidas a adecuar el mercado de productos y servicios de la vida diaria a sus características, necesidades y preferencias.

En el ámbito concreto de las caídas, además de participar en la red ProFouND, participa en el proyecto europeo IStoppFalls con el objetivo de desarrollar soluciones tecnológicas no invasivas que monitoricen de forma continua los factores de riesgo de las caídas y entrenen a las personas mayores mediante programas individualizados de ejercicio físico y formación para prevenir las caídas.

Red ProFouND
La Red de Difusión de la Prevención de Caídas (ProFouND) es una iniciativa financiada por Comisión Europea dedicada a llevar a cabo la difusión e implementación de buenas prácticas en la prevención de caídas en toda Europa. Liderada por la Universidad de Manchester, cuenta con 21 socios de 12 países, entre los que se encuentra el IBV, y con miembros asociados de otros 10 países.

ProFouND aspira a influir en las políticas de concienciación para aumentar el conocimiento de los programas más innovadores en la prevención de caídas entre las autoridades sanitarias y de bienestar social, el sector privado, las organizaciones no gubernamentales (ONG) y el público.

La Asociación Europea para la Innovación en el Envejecimiento Activo y Saludable (EIP-AHA) se puso en marcha en abril de 2012. Actualmente Europa se encuentra en un proceso de envejecimiento de la población donde cada vez hay más personas mayores y menos jóvenes acceden al mercado laboral. Para hacer frente a este desafío demográfico, la EIP-AHA tiene como objetivo aumentar la esperanza de vida saludable de los ciudadanos de la UE dos años de media para 2020.

La Acción EIP-AHA sobre Prevención de Caídas se compone de más de 70 organizaciones de toda la UE, incluidas las universidades y grupos de investigación, autoridades públicas, proveedores de salud, la industria, las organizaciones no gubernamentales que representan a los ciudadanos, las personas mayores, pacientes y otras personas interesadas en este campo. El plan es identificar buenas prácticas y apoyar la introducción de los programas operativos basados en la evidencia para la prevención de caídas, la identificación temprana y la minimización del riesgo y la buena gestión clínica de las personas que padecen caídas. La EIP-AHA sobre Prevención de Caídas cuenta con el apoyo de dos redes financiadas por la Comisión Europea: ProFound y E-NO Falls.